¿Eres de los que solo usa protector solar en verano?

Es hora de que empieces a usar el protector solar durante todo el año, ya que la piel del rostro está casi continuamente expuesta al sol y a los rayos UV de forma directa. 

De poco sirve aplicarte en la piel las mejores cremas, ampollas o sérums a diario si no añadimos como paso final nuestro protector solar, que hará de escudo contra la radiación UVB, UVA, infrarrojos y luz visible. 

La exposición solar provoca diferentes efectos, entre ellos la aparición de las temibles arrugas. A corto plazo nos proporciona el bronceado que tanto nos gusta, pero también puede causar la aparición de un eritema solar. A largo produce envejecimiento de la piel, aparición de manchas y daño actínico. El daño actínico es una lesión muy peligrosa puesto que puede generar mutaciones, pudiendo evolucionar a carcinomas con capacidad de producir metástasis.

¿Sabías que la mayoría de las arrugas las produce la exposición al sol?

Las sociedades de dermatología a nivel internacional, confirman que el daño producido por el sol es el culpable del 80% del envejecimiento, de las manchas, de las arrugas, de la falta de colágeno y de la sequedad.

¿Cómo uso el fotoprotector?

Lo ideal es aplicarlo en casa 20 minutos antes de salir. Es muy importante aplicarlo también en el contorno de ojos y labios, ya que esta piel es muy fina y delicada y envejece antes.

Durante el día hay que reaplicarlo cada dos horas o después de cada baño si estás en la playa o piscina, y en las horas donde el sol es más agresivo es mejor estar a cubierto.

Si el día está nublado tienes que protegerte igual ya que más del 50% de la radiación pasa a través de las nubes.

¿Qué es el FPS?

Es el factor de protección solar y mide la cantidad de radiación ultravioleta que llega hasta nuestra piel. Cuanto mayor sea su número, menos radiación atraviesa la pantalla protectora.

Con un FPS 30, solamente una trigésima parte de los rayos ultravioleta (un 3,3%) llega a tu piel, lo que significa que se filtra un 96,7 % de la radiación. En el caso de las cremas con un FPS 50, se filtra el 98 % de la radiación y solamente una cincuentava parte (un 2%) atraviesa la pantalla protectora.

Aunque parezca que la diferencia entre un FPS 30 y un FPS 50 es muy grande, solamente se trata de un mero 1,3% de diferencia en cuanto a protección. 

¡Elige con precaución tu crema solar!

¿Tengo que cambiar mis cremas por el protector solar?

¡No! La piel necesita determinados activos por la mañana y el protector solar sería el último paso después de la crema hidratante, y como hemos visto ¡el más importante!

De noche no es necesario aplicar protección solar pero sí necesitamos regenerar la piel. 

Nuestras madres y abuelas ya nos decían una gran frase: “La piel tiene memoria”.

Facebook
Instagram
Abrir chat
Necesitas ayuda?
Hola,
Cómo podemos ayudarte?