Sonrisa Gingival 

 

La Sonrisa Gingival es el caso clínico en el que el paciente muestra excesivamente las encías al sonreír.

La toxina botulínica es útil para evitar que los músculos elevadores del labio superior de la boca enseñen las encías de manera excesiva y poco estética. Este problema es más común de lo que imaginamos, ya que se define como aquella en la que se muestran más de 4 mm de encía al sonreír. Mediante unos pequeños pinchacitos conseguiremos bloquear los músculos que elevan el labio, corrigiendo de forma natural la sonrisa.

 

Resultado

72 horas

Aplicación

15 minutos

Duración

8 - 10 meses

Anestesia

Local

Precio: 250€