Bruxismo

 

Bruxismo es el término médico con el que se conoce el rechinar de la mandíbula, esto puede ser producido por estrés o por lesiones en la espalda.

El botox permite tratar esta patología relajando los músculos maxilofaciales mediante su inyección.

De esta manera, no sólo se puede solucionar los daños bucodentales que pueda estar causando el bruxismo sino también la excesiva ‘forma’ que tienen los músculos del rostro por lo que se consigue, en algunos casos, suavizar las facciones. 

Resultado

48-72 horas

Aplicación

30 minutos

Duración

4-6 meses

Anestesia

No necesaria

Precio: 350€